Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
En política parece haber pactos que no se rompen bajo ninguna circunstancia. En 2009 Urribarri promovió un negociado para favorecer a los empresarios Miguel Marizza y Jorge Aníbal Pérez que pretendía convertir a Concepción del Uruguay en la Sala de Juegos más grande de la provincia. El proyecto se vio frustrado por el fuerte rechazo de la ciudadanía y las denuncias periodísticas que evidenciaron las maniobras. Sin embargo, luego que bajó la espuma y la iniciativa se dejó sin efecto, ahora vuelven a la carga para devolver viejos favores que garanticen buenos negocios a los dueños del juego en Entre Ríos.
Un destino para el galpón
Luego de más de 6 años de lucha ciudadana, en 2016 el Intendente de Concepción del Uruguay José Lauritto firmó un Acuerdo con los empresarios Pérez y Marizza para dejar sin efecto el denominado “Mega-Proyecto turístico” que buscaba construir una nueva Terminal a cambio de apropiarse de dos edificios públicos para convertirlos en paseos comerciales y sala de maquinitas tragamonedas. En aquel entonces el argumento oficial fue la “falta de consenso social” con la que se desactivó la iniciativa.

Para entonces, los empresarios que controlan el juego en Entre Ríos a través del grupo NeoGame ya habían adquirido un terreno, promovido la pavimentación de los accesos y construido una suerte de galpón que pretendía convertirse en la futura terminal de la ciudad. Al desactivarse el proyecto, la obra quedó paralizada y en manos de los empresarios, que debieron abandonar la iniciativa y dejar prácticamente olvidado el lugar.

Sin embargo, hace pocas semanas y sin preludio, el Gobierno de Entre Ríos anunció una suerte de acuerdo con el grupo empresario para explotar ese espacio privado. ¿Quién encabezó las gestiones para que esa construcción olvidada garantizara algún recupero de inversión para los empresarios? Carolina Gaillard, actual secretaria de Turismo de Entre Ríos y, sobre todo, sobrina de Sergio Urribarri.
El pacto
La excusa oficial refiere la intención de montar un espacio de capacitación en turismo y cultura en el lugar, algo que nadie pidió y con una ciudad que ya cuenta con varios espacios para desarrollar este tipo de actividades. La versión oficial es poco precisa y reseña que “se proyectó y está pronto a inaugurarse un centro de capacitación sobre turismo y cultura”, y que “también tendrá una pata privada que es la encargada de poner a punto el edificio”, contó Germán Gómez, director de Gestión Cultural de Entre Ríos. El funcionario ratificó además que el espacio “será coordinado desde la Secretaría de Turismo y Cultura”, a cargo de la sobrina de Urribarri, Carolina Gaillard. Por el momento el tema no ha cobrado mucha relevancia, pero detrás del anuncio se esconde una larga trama de intereses que no terminan en este “favor” al grupo empresario para que recupere su frustrada inversión en el edificio.

El pacto va más allá de este primer paso. Por el momento, a la vista de todos, con total impunidad y sin ningún asidero, el Gobierno provincial compromete fondos públicos sólo a los fines de “compensar” las supuestas pérdidas del grupo empresario en su aventura de querer montar, sin éxito, el centro de juegos de azar más grande de Entre Ríos.
La campaña 2019
El final de la película está lejos de escribirse. Se trata de un episodio más de los intereses cruzados del millonario negocio del juego con la política. Algunos datos para poner en contexto: el actual Gobernador Bordet cerró su campaña 2015 en el Hotel Howard Johnson del grupo NeoGame. El grupo empresario que lidera Jorge Aníbal Pérez tomó el control privado del juego desde que se sancionó la “ley de turismo” impulsada por Urribarri. Marizza y Urribarri comparten varios procesamientos judiciales en la causa de la Cumbrecita del Mercosur. Y actualmente el grupo Entretenimientos de la Costa (el nombre creado ad hoc para la sociedad Pérez-Marizza en Concepción del Uruguay) está cerca del final de la concesión para explotar las tragamonedas que mantiene bajo su control en el Casino de la ciudad. ¿Y si hay un pacto para extender esa concesión a cambio de financiamiento electoral? ¿Acaso los favores de un sector del PJ uruguayense también contemplan sumar un candidato a la lista de Diputados a cambio de garantizar ese financiamiento electoral? Parece haber llegado el tiempo en que la Justicia investigue los orígenes de los fondos de campaña. La pista está abierta y el pacto, en marcha.

Enviá tu comentario