Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imagen

Agrandar imagen
De entrada no más, deberíamos aclarar que al así describirla, estamos haciendo un elogio. Al mismo tiempo que ser conscientes del hecho de que exista la posibilidad de que nos estemos quedando cortos al asignarle esa “capitalidad” a esta dimensión territorial, porque al estar a ciertas circunstancias notorias se podría hablar de una dimensión “provincial” de esa característica.

Defendiendo esa definición, podría indicarse que ella es explicable en el caso del radicalismo, independientemente de su incorporación a la alianza Cambiemos, la que ahora ha cambiado, valga la redundancia, su nombre, luego de ungir al senador peronista Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula del actual presidente, para pasarse a llamar “Juntos por el cambio”.

Debe permitírsenos aquí una digresión, que no significa abrir juicio alguno sobre las dos grandes alianzas que se enfrentarán en las próximas elecciones nacionales, en lo que tiene que ver con las palabras utilizadas para autodesignarse. “Juntos” es una de ellas, que a veces no pareciera caberle en forma acabada, y “todos” la otra, la cual es inexacta en la medida que, aunque resulte victoriosa en los próximos comicios, ello no significará que quedarán de ese “todos” excluidos los que serían poco más o menos, que la “mitad menos uno”.

Pero volvamos a Villa Elisa y su “capitalidad”, aparente consecuencia de haber, en su momento, sido bautizada como “La porfiada”, dado el hecho de no haber perdido ese partido allí ninguna elección municipal desde 1945 hasta la fecha. Circunstancia que explicaría el lugar prominente que dentro de esa estructura partidaria tiene Leandro Arribalzaga, actual intendente de esa ciudad, que es a la vez presidente del comité provincial y precandidato a diputado nacional en la competencia dentro de esa coalición, que se dará en las próximas PASO.

Hay que recordar que hasta diciembre continuará en funciones el diputado nacional Marcelo Monfort, otro elisense, sin olvidar otros nombres como los de Alfredo Maffioly y Elcio Luis Viollaz, que supieron en su momento ocupar expectables funciones, tanto en la Legislatura como en la rama ejecutiva del gobierno provincial. Un contexto en el cual al justicialismo le ha costado meter baza, aunque hay que hacer mención del hecho de que Walter Marano, otro abogado elisense, ocupó una banca de diputados en la cámara respectiva de la Legislatura provincial y que en las últimas elecciones provinciales ha resultado triunfante Mauricio Santa Cruz, cuyo mérito es doble, si se tiene en cuenta que como directivo zonal de Vialidad Provincial -cuya sede justamente tiene sede en Villa Elisa- ha tenido que enfrentar el “estado de desastre” de la estructura vial departamental, inclusive de la flamantísima ruta provincial 23, y de la exruta 26, como consecuencia de la incuria por lo menos irresponsable del gobierno provincial.

Inclusive Arribalzaga, por una de esas circunstancias azarosas que tiene la vida, ha sido un “abridor de puertas” imprevisto para las mujeres, ya que su sucesión como intendente ha dado paso a una mujer, como es Susana Lambert, de reconocidos méritos y antecedentes, y en el orden provincial ha dejado su lugar en el comité radical, al menos provisoriamente, a otra que cuenta con méritos propios, más allá de ser hija de César Jaroslavsky. Haciendo presente otra circunstancia, cual es la de ser la primera persona de género femenino en ocupar ambas funciones.
Fuente: El Entre Ríos (edición impresa)

Enviá tu comentario